México, ¿Arte Contemporáneo?


“No me gustan las cosas que no están hechas más que para mirarlas con la boca abierta; […] puedo también, como Rousseau declamar contra la vanidad de los grandes, que malgastan el sudor del pueblo en cosas superfluas”
Kant

Cada año que pasa, MACO no sólo resulta más alejada de mis bolsillos, sino de mis gustos. Había ratos en los que ahorraba y llegaba a comprar ciertas piezas, mientras soñaba con algunas otras. Me detenía en cada espacio y había algo -aunque sea mínimo- que llegaba a robarme algún suspiro.

¿O me volví exigente o MACO se hizo laxo?

Caminar por MACO se transformó, de un lugar para comprar piezas de arte, a una pasarela hipster montada en zapatos de plataforma y objetos tornasol. Sí, ya sé que una de las definiciones de arte es: “Arte es todo lo que es llamado arte”, pero si le permiten a esta pluma subjetiva dar su opinión, este año pareciera que se empeñaron en demostrar que hay tantas “obras de arte” como ácaros de polvo. No me malinterpreten, no pretendo decir que el arte es sólo producto de unos cuantos elegidos por Apolo, más bien creo que el arte no tendría por qué estar ligado al polvo. Los pasillos dejaron de alojar piezas para cargar objetos. El arte -ante mis ojos- se convirtió en objeto, ajá objeto de diseño, en materiales de conceptos blandos y colores daltónicos. Había muchos rostros con gestos de decepción y calor, otros tantos, con gestos de socialité, compras y champaña.

Si de por sí, cuando las obras dejaron de ser comprensibles para el público universal y necesitaron de un crítico para interpretarlas se hicieron selectivas, la atmósfera de MACO no sólo las pretendía figuras dirigidas a un nicho en particular, si no que el aire que se respiraba era aun más que eso. MACO me resultó elitista, sí, más que antes y sí, más que lo que simbolizaba el hecho de pagar por ver.

Vagar por sus pasillos me recordaba la decadencia creativa que siempre declaro y que tantas discusiones me ha generado. Creo, de la manera más solemne, que la decadencia –que se encuentra en diversas expresiones artísticas incluyendo la literaria y la musical- es debido a la poca exigencia del público a los autores de dichas expresiones. Vivir de algún tipo de “arte” es difícil, pero posible, sobre todo si tu público no sabe lo que compra. Los “artístas” no dan lo mejor, si no lo suficiente, de cualquier modo, se vende si se hace buena labor. Quizá no lo compren los que conozcan de música, de literatura, de pintura o de grabado, pero seguro lo comprará alguien con el dinero suficiente para pagarlo, así, tan simple, como si pagara un pedigrí de pertenencia a una aparente intelectualidad.

 

Tomado de http://dixo.com/2011/04/mexico-%C2%BFarte-contemporaneo.php

La muestra recorre el área Metropolitana


Yo no he cambiado, lo que ha cambiado es el proceso de hacer cine en Hollywood. La gente ve películas en sus celulares. Los esquemas se repiten: siempre hay dos policías liándose a tiros. Se trata de una industria que hace una misma película una y otra vez, eliminando el clima de experimentación. Ahora me siento repleto de salud y lo que hago con mis ganancias es invertirlas en cine. Mis primeras películas nunca tuvieron éxito inmediato, hasta insultaron a El Padrino cuando salió. Ahora he vuelto a hacer ese cine por el que me insultan. Es mi segunda carrera.

Francis Ford Coppola

Porque el 68′ no sólo fue en la Plaza de las tres Culturas


En 1968, ardieron varias mechas de revueltas sociales, México es uno de los lesionados, pero el mundo también generó imágenes de su rabia efervescente.

Praga 1968. Los ejércitos del Pacto de Varsovia habían invadido Praga para darle el tiro de gracia al breve período de libertad política que pasaría a los libros como la “Primavera de Praga”.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

París 1968. Grupos derechistas contra una juventud, hasta entonces muda, que buscaba La transformación profunda de la vida cotidiana era una exigencia tanto o más importante que la igualdad social. Se buscaba rehacer la sociedad, para crear un mundo definitivamente mejor, eliminando toda forma de autoritarismo, desde los exámenes universitarios hasta la presidencia de la República.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

USA 1968. Rebeliones por una igualdad racial. Asesinato de tres estudiantes negros en Carolina del Sur. Muerte de un disparo de Martin Luther King, que dio lugar a una semana de disturbios y saqueos en distintas ciudades. Asesinato a Robert Kennedy. Concurso de Miss América interrumpido por grupos feministas.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Felices fiestas


Felices fiestasTodas las runas marcan catástrofe,  las echo más veces pero siempre es lo mismo. Puedo preguntar una y otra vez parafraseando mis dudas pero es inútil. No, no hay izquierda ni hay derecha, no hay estrategias ni evoluciones, no hay México pero como México no hay dos. La gente baila en fila en señal de gozo mientras pone el pie al de atrás. La gente no lee, la gente no escucha, la gente no escribe y mucho menos habla y, los valientesy atrevidos son callados por otras voces que quizá no sean mejores, pero sí mucho más fuertes.

¡Felicidades mexicanos por su independencia y libertad! Vayan y abracen a los presos políticos, a las familias de periodistas muertos, a los que denuncian y mueren en el intento y a las mujeres de Guanajuato que veían su libertad desde las rejas. Grítenle a las personas que discriminan a los índigenas, a los de frentes tan clasistas, a los de tala ilegal, a los que oscurecen a inocentes sembrando pruebas y a los que siembran miedos por doquier, alcen su voz y díganles qué orgullosos están, de haber ganado una y mil  luchas por la igualdad y la justicia.

Yo estaré aquí, con mi bandera guardada y mis pensamientos al aire,  sembrando desde la guerra silenciosa de las aulas en aras de un mejor México, quizá. Así sea.