Los nuevos pueblos fantasma


Los pueblos de México han adquirido, a través de las recientes y desgastantes luchas, la habilidad de convertirse en pueblos fantasma. Son reconocidos fácilmente, no por lo descuidado de su aspecto; sino por el silencio de su gente. Ya no es la misma de antes, camina con la vista baja y temerosa, y el paseante, al no tener respuesta a sus porqués, hace lo que su naturaleza humana le dicta: le inventa historias al lugar.

Ya no se distinguen bien las caras de quienes nos esperaban desde sus zaguanes, sus parques o su iglesia. La gente se volvió sólo siluetas, fantasmas grisáceos que flotan por las calles es espera de una tranquilidad que la guerra les robó hace tiempo.

Esas calles de brazos grandes que a todo peregrino recibían, ahora no son más que dudas y sospechas de todo aquel que las visita. Nuestra sed de viaje recorre los pasos, que alguna vez dio sin cuidado y, al final, se da cuenta que ya no hay mucho que ver. Todo está en mudo y cabizbFernando Velascoajo, como lo está su gente.

Sólo queda imaginar. Comenzamos con el primer recuerdo de ese escenario que la memoria nos arroja y recortamos y pegamos en él todos esos pequeños objetos que se tropiezan a nuestro paso.

Paseas nuevamente con aquellos pobladores que anunciaban, con el olor al café, el trabajo tempranero y, el pueblo que recordamos, comienza a colorearse poco a poco al paso del sol y los mercados. Señalamos el río y el lugar en que debían estar sus lavanderas. Giramos y vemos a niños camino a la escuela, sin zapatos, pero pulcros; empero, y a pesar de los esfuerzos y las postales que inventas, hay un mando extraño en el aire. Vigilante. Te sabes sólo y acompañado al mismo tiempo. No una compañía amena, es más bien incómoda. Como la compañía de alguien que no te deja espacio en el asiento del avión, alguien que te mira y te roza sin querer, pero queriendo que te vayas. Lo ignoras y piensas a velocidad nerviosa. El agua, la tortilla, los peces y el sueño. La res, el chile y la leche. La pesca, el lago, la cocina y la paz. Pero todo se colorea de grises. A pesar del sol, de los mercados, del río. Algo ha pasado en esos pueblos que creías tan familiares, y que hoy, sólo llevan con ellos el rostro de la angustia avejentada.

Te estacionas donde solías echarte un trago y encuentras la encrucijada entre el marcharte y el querer saber de más. Pero el incienso del luto; los autos y su marcha lenta revisando cada uno de tus sorbos; las acrobacias de las aves y la tensa calma, ahora coronan la tarde. Se respira el perfume de la brisa cálida y se mira a lo lejos un atardecer que revela las luces vacilantes de las casas. El silencio ya no lo apaga la gente, ahora lo hacen bruscamente motores o rebuznos. Hay un calor extraño y un sol cautivo por los aires. Un dejo de movimientos lentos y murmullos. El color de los aromas que avisan la hora de la cena, ahora son menos.

La gente que te encuentras, hoy entrega un paso solemne y cauteloso. La sospecha es el velo de toda contemplación, de toda sublevación aparente. La ley no es la suya o la de todos. Las reglas no escritas son el secreto más guardado y conocido al mismo tiempo. Se cruzan dos personas en las calles y, sin decir nada, se quedan inmóviles, en silencio, mirándose el odio bajo las armas y las ropas.

Las lagunas ya no se miran igual, la locura de varias lanchas se transformó poquito a poco en un escenario de batallas aisladas. La paz se escurre en las ventanas de facha tensa. Ya no se escuchan tantas voces de viajeros. El pueblo dejó abandonados sus ríos, ya ni siquiera le queda la nostalgia de los buenos tiempos, ha refinando los recuerdos, y ahora sólo echa de menos la época en que los muertos no eran tantos y ni tan cercanos.

Se nos acabó el tiempo en esos pueblos. Ahora los turistas ya no somos huéspedes; sino visitantes de entrada por salida. No somos más actores del pueblo cotidiano. Nos convertimos en sospechosos, en posibles informantes de la nada, en extraños vigilados por un pueblo que aun guarda la esperanza de un futuro que les regale días más largos y con menos balas. Mientras, nosotros esperamos un México que vuelva a ser completamente nuestro, pero con todos ellos.

Fotografía de Fernando Velasco del colectivo Luciernaga

La poesía de Ernesto Cardenal


Si no lo conocen, se los presento, nació en Nicaragua, de ascendencia judía, vivió en EUA, México, Chile y, obviamente, Nicaragua. Destaca en casi todo lo que yo alguna vez he querido hacer pues es poeta, revolucionario, sacerdote, teólogo, escritor, traductor, escultor y político. Fue candidato para un Nobel, reconocido por su obra poética y regañado por el Papa.

Sus manos albergan importantes premios y reconocimientos por su política liberal y de paz, pero sobre todo, por su magnífica poesía y este sábado 13 de diciembre a las 6:00 PM en Bellas Artes se celebrará su poesía.

Les dejo una probadora de sus letras.

Esta será mi venganza

:
Que un día llegue a tus manos el libro de un poeta
famoso
y leas estas líneas que el autor escribió para ti
y tú no lo sepas.

La persona
más proxima
a mí

eres tú
a la que
sin embargo

no veo
hace tanto tiempo

más que en sueños.

IMG_0733-0.JPG

 

World’s Largest Gummy Skull


SheWalksSoftly

Know someone who is both skull obsessed AND a hardcore sugar junkie? Perhaps the World’s Largest Gummy Skull is a suitable holiday gift.

tumblr_ng4tgtXlM41qzfsnio1_500

tumblr_ng4tgtXlM41qzfsnio2_500

This hyper-realistic depiction of the human skull is made of solid gummy, weighs over 5 pounds, packs over 7,000 calories, and is 100% edible! Each highly-detailed and gluten-free World’s Largest Gummy Skull is handmade in the USA and is currently available in three flavors: red cherry, blue raspberry, and grape.

tumblr_ng4tgtXlM41qzfsnio3_400

World’s Largest Gummy Skull
Source

Ver la entrada original

#SiFirmasNoSeOlvida


si firmas no se olvida

Ya se han cumplido más de dos meses de la desaparición, desaparición forzada, tortura y asesinato de los 43 estudiantes normalistas en Guerrero. Millones de personas alrededor del mundo han expresado su indignación y han exigido justicia para Ayotzinapa; sin embargo, las víctimas y sus familias aún no han visto que se haga justicia y que la verdad sobre estos hechos salga a la luz; por ésto, es momento de que nuestras voces se escuchen más fuerte que nunca.

Te invitamos a sumarte a nuestra campaña #SiFirmasNoSeOlvida. Asiste a partir del 7 de diciembre a las 12 hr al Monumento a la Revolución de la Ciudad de México, hasta el 10 de diciembre a las 10 hr; ahí podrás plasmar tu firma en un muro que porta un mensaje para las autoridades. El mensaje será revelado el día 10 de diciembre a las 11 hr.

Si no estás en la Ciudad de México, envía un tweet a @aimexico con el hashtag #SiFirmasNoSeOlvida y firma la petición en www.alzatuvoz.org/normalistas, por cada tweet y firma nueva en la petición agregaremos una firma en el muro.

Sólo con tu apoyo y con tu firma, las autoridades dejarán de hacer oídos sordos a estas justas demandas.

Tomado de amnistia.org.mx/

amnistía

De los traumas del mundillo editorial


“In the future, everyone will be famous for fifteen minutes.” Andy Warhol

 

Lo anterior, más que una declaración radiante, hoy en día se podría tildar hasta de profética. En nuestros tiempos, todo se relaciona de una u otra manera con las tecnologías y la difusión que éstas pueden dar. Quien sea puede crear en cualquier momento un fenómeno con o sin precedentes, pero fenómeno al fin. Todo lo antes conocido ya no sólo cabe en los escenarios habituales, sino que se puede encontrar también en un espacio alternativo, en un paraje que concentra todas las cosas.  Para un universo borgiano, la Internet se nos ha convertido en el Aleph de cualquier sótano. En aquel punto que reúne todos los puntos, en un lugar del que no te querrás apartar. La majestuosidad nos atrapa convirtiéndonos en juez y parte, en actor y espectador y, más aún, en todo y nada en tan solo 15 min. de fama y de olvido.

   Vamos por la vida en original y dos copias, una en Word y otra en PDF; avanzamos con ejemplos de nosotros mismos y cuando se nos acaba el discurso, ven la luz los parafraseos de nuestras propias letras a cada comment. Usamos lo mismo que han usado los artistas de siempre: el amor, la muerte, la soledad, la guerra o la posguerra, la fama y los excesos tóxicos. Hemos olvidado muchas veces a la izquierda o la derecha, a los pies y a la cabeza y la gran mayoría de los Tweets se encuentran lejos de cambiar el rumbo político y social de un país o del mundo; sin embargo, y mientras los tiempos futuros nos definen las líneas, estas nuevas filas de personajes seducidos por la red hacemos nuestra lucha; nos incluimos dentro de este mundo paralelo e izamos estas “nuevas” tecnologías como la bandera de nuestro “futurismo”.

    Hay infinidad de novedades y de riesgos en la red. Mencionarlos aquí sería inacabable e inútil, pues cuando terminara de escribir, seguro ya existirían otras tantas que numerar, pero hay uno de esos seductores puntos en nuestro Aleph que este día ha sido motivo de este post: los Ebooks. Los libros electrónicos forman parte de la lista “cosas que hace 20 años no se pensaban” y que hoy suenan tan reales como decir: “libros sin papel”.

    Con esta revolución informática de “libros no impresos pero leídos”, escritores con historias desde 140cc pueden albergar incluso más ojos lectores que los ejemplares más anunciados en las librerías fastuosas. En la actualidad, se puede hablar de un terreno editorial paralelo en el que tienen cabida no sólo aquellos escritores bajo el auspicio de algunas vacas sagradas, sino también las plumas con talento (pero sin suerte …o sin contactos) que encontrarán en la diversificación de caminos a, al menos, un par de ojos que los lean.

    Y es aquí, lectores míos, donde por fin se encuentran con el motivo de este post, que no tiene más motivo que presentarles el e-book: De los traumas del mundillo editorial, de la editorial Vozed. Conseguible desde septiembre del 2012, según Itunes store. Este libro es la compilación de 14 cuentos de escritores, en su mayoría mexicanos, que narran sin ningún tema que vuelca en lo extraordinario las aventuras de algunos personajes que buscan llegar a la fama literaria y ganarse un “nombre” en los círculos intelectuales.

    Si bien tiene algunas erratas tipográficas desde las primeras páginas, esto no demerita en absoluto el trabajo creativo de algunos de los autores que hacen uso de diversos estilos y perfiles narrativos para entretener con sus historias. No queda claro del todo si las historias se matizan de tintes autobiográficos, pero dejémoslo en ejercicio literario.

     Los textos son, en su mayoría, de lectura fácil, es decir, no se necesita de un bagaje fuera del promedio para entender sus líneas, ni hay esos cambios de tiempos y espacio que, a veces suelen ser confusos para el lector. El hilo conductor y los personajes principales de todas las historias son similares pero con el toque íntimo que sólo los amantes de las letras pueden regalar.

     En De los traumas del mundillo editorial ustedes pueden encontrar desde historias que rayan en lo fantástico,  amores rotos y descuidados, escenarios bukowskianos y, quizá, hasta su reflejo más cómplice.

    Pueden encontrar el libro en Itunes (por $55) o en la página de la editorial. Los dejo con el link y díganme que les parece el libro.

http://www.vozed.org/2012/10/de-los-traumas-del-mundillo-editorial-antologia-de-cuentos-varios-autores/

Image

México, ¿Arte Contemporáneo?


“No me gustan las cosas que no están hechas más que para mirarlas con la boca abierta; […] puedo también, como Rousseau declamar contra la vanidad de los grandes, que malgastan el sudor del pueblo en cosas superfluas”
Kant

Cada año que pasa, MACO no sólo resulta más alejada de mis bolsillos, sino de mis gustos. Había ratos en los que ahorraba y llegaba a comprar ciertas piezas, mientras soñaba con algunas otras. Me detenía en cada espacio y había algo -aunque sea mínimo- que llegaba a robarme algún suspiro.

¿O me volví exigente o MACO se hizo laxo?

Caminar por MACO se transformó, de un lugar para comprar piezas de arte, a una pasarela hipster montada en zapatos de plataforma y objetos tornasol. Sí, ya sé que una de las definiciones de arte es: “Arte es todo lo que es llamado arte”, pero si le permiten a esta pluma subjetiva dar su opinión, este año pareciera que se empeñaron en demostrar que hay tantas “obras de arte” como ácaros de polvo. No me malinterpreten, no pretendo decir que el arte es sólo producto de unos cuantos elegidos por Apolo, más bien creo que el arte no tendría por qué estar ligado al polvo. Los pasillos dejaron de alojar piezas para cargar objetos. El arte -ante mis ojos- se convirtió en objeto, ajá objeto de diseño, en materiales de conceptos blandos y colores daltónicos. Había muchos rostros con gestos de decepción y calor, otros tantos, con gestos de socialité, compras y champaña.

Si de por sí, cuando las obras dejaron de ser comprensibles para el público universal y necesitaron de un crítico para interpretarlas se hicieron selectivas, la atmósfera de MACO no sólo las pretendía figuras dirigidas a un nicho en particular, si no que el aire que se respiraba era aun más que eso. MACO me resultó elitista, sí, más que antes y sí, más que lo que simbolizaba el hecho de pagar por ver.

Vagar por sus pasillos me recordaba la decadencia creativa que siempre declaro y que tantas discusiones me ha generado. Creo, de la manera más solemne, que la decadencia –que se encuentra en diversas expresiones artísticas incluyendo la literaria y la musical- es debido a la poca exigencia del público a los autores de dichas expresiones. Vivir de algún tipo de “arte” es difícil, pero posible, sobre todo si tu público no sabe lo que compra. Los “artístas” no dan lo mejor, si no lo suficiente, de cualquier modo, se vende si se hace buena labor. Quizá no lo compren los que conozcan de música, de literatura, de pintura o de grabado, pero seguro lo comprará alguien con el dinero suficiente para pagarlo, así, tan simple, como si pagara un pedigrí de pertenencia a una aparente intelectualidad.

 

Tomado de http://dixo.com/2011/04/mexico-%C2%BFarte-contemporaneo.php